Conjunto de Secciones: Noticias

  • 0

En una entrevista con la AFP en la Cárcel 4 de Quito, donde cumple prisión preventiva por el caso Odebrecht, el vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, dice ser víctima de una “venganza” de la constructora brasileña y acusa a la justicia de su país de estar cediendo “a la presión política y mediática”.

Glas, uno de los hombres más poderosos del correísmo, se convirtió el 2 de octubre en el político en activo de mayor rango en quedar tras las rejas por la megatrama de los millonarios sobornos de Odebrecht en 12 países de América Latina y África.

Un juez dictó esa medida cautelar basándose entre otras cosas en el testimonio de Jose Conceicao Santos Filho, un delator y exdirectivo de la firma, que acusó al vicepresidente de haber recibido sobornos por 16 millones de dólares a través de su tío Ricardo Rivera.

Desde entonces, Glas pasa sus días en un pequeño presidio del norte de la capital junto a medio centenar de presos, como expolicías condenados por violaciones de derechos humanos, a la espera de que la Fiscalía decida en los próximos días si le imputa o no formalmente en un juicio penal por asociación ilícita.

Sentado ante una mesa de madera en el patio de la cárcel, Glas denunció el viernes, en su primera entrevista como detenido, las “irregularidades” en un proceso judicial que tiene de fondo la lucha de poder entre el presidente, Lenín Moreno, y el exmandatario Rafael Correa, su gran aliado.

– Antes del 24 de mayo, cuando Moreno asumió el poder, ¿se imaginaba usted en esta situación?

“Jamás he cometido delito alguno y una persona que no delinque jamás se espera ver en una situación de esta naturaleza”.

– Hoy (viernes) ratificaron la prisión preventiva y la próxima semana se decide si finalmente le imputan…

“Yo me espero una acusación del fiscal. La pregunta es con qué pruebas. ¿O es que acaso mi acusador, que es un corrupto confeso que ha reconocido que montó una red transnacional de corrupción en 12 países, se constituye en prueba?

La Fiscalía solamente se quedó con la acusación de Santos, porque no hay un solo hecho ilícito de mi parte, no conozco a los otros implicados en este caso, a excepción de mi pariente, Rivera, que ha declarado que él actuó en lo privado.

Ni con testigos falsos, ni con correos truchos, ni con pendrives misteriosos, ni con testigos protegidos han logrado encontrar una sola prueba en mi contra, ni un centavo mal habido en mi patrimonio”.

– Usted dijo varias veces que Marcelo Odebrecht le amenazó cuando la compañía fue expulsada de Ecuador en 2008. ¿Está cumpliendo su amenaza?

“Evidentemente. Odebrecht planificó su venganza desde el mismo día en que yo pedí su expulsión cuando se negó a reparar la hidroeléctrica San Francisco. Vino Marcelo Odebrecht, se reunió conmigo, e insinuó que nosotros utilizábamos políticamente, para ganar votos, esta bronca.

Yo lo boté de mi oficina, a empujones (…) Me amenazó y me dijo ‘no siempre vas a ser servidor público, vas a ver’, y se fue”.

– ¿Acusa directamente a Moreno de que usted esté aquí?

“Yo no puedo hacer una referencia de esa naturaleza, y no escuchará de mi boca tampoco ningún calificativo en contra del presidente Moreno. Sigo siendo su vicepresidente.

Todo esto es un montaje donde se une la venganza de una empresa corrupta y corruptora, el poder mediático de este Ecuador y el poder económico y financiero.

Soy la piedra en el zapato porque soy progresista, entonces todos convergen en un gran objetivo, que es sacarme de la vicepresidencia (…) La estrategia es atacar al expresidente Correa y destruir a la Revolución Ciudadana”.

– Si Moreno hubiese puesto las manos en el fuego por usted, como hace Correa, ¿usted estaría aquí?

“Yo creo que no. Indudablemente, el sistema de justicia está cediendo a la presión mediática y a la presión política.

Yo no estoy hablando de que hay una alianza de Odebrecht con el presidente Moreno. Yo creo que son cuerdas separadas, pero que tienen el mismo objetivo: caerle a Glas”.

– ¿Aunque antes ya le acusaba la oposición de corrupción?

“Sí, pero la oposición lleva acusándome más de dos años, y hasta ahora no ha podido presentar nada en mi contra.

Yo no sé cómo van a sostener los procesos judiciales de esta naturaleza, pero lo están haciendo a punta de linchamiento mediático y presión política de los opositores y también al interior del gobierno, sin duda alguna”.

– ¿La guerra interna en el oficialismo ya no tiene vuelta atrás?

“Yo no veo una guerra interna; sí veo que hay compañeros que callan, y eso es muy grave, probablemente por miedo, porque al que habla le quitan el trabajo”.

– Correa asomó la posibilidad de una Constituyente si la consulta popular anunciada por Moreno supone un retroceso para los logros del correísmo. ¿Usted lo ve posible?

“Por supuesto”.

– Después de esto, ¿volverá a la política?

“Yo me retiro de la política, estoy asqueado de esto. Yo ya se lo prometí a mi familia, ya rompí la promesa una vez y terminé aquí”.

Fuente: AFP

Sección: Noticias


  • 0

El diario O Globo de Brasil publicó un informe sobre la situación del caso Odebrecht en Ecuador.

En la nota se reseñan las medidas anticorrupción adoptadas esta semana por la Asamblea Nacional, entre las cuales se contempla la expulsión de la constructora brasileña por parte de Ecuador.

El reportaje rememora que Odebrecht ya fue desterrada en 2008 por incumplimientos en la construcción de la Central San Francisco y una vez que la empresa cumplió con los arreglos en la hidroeléctrica, retornó en 2010 a Ecuador. Además el diario brasileño anota que en 2015, Odebrecht ganó la licitación por      $ 1.500 millones para la construcción del Metro de Quito, durante la administración del actual alcalde Mauricio Rodas.

Y advierte que para ganar ese concurso la constructora ‘habría pagado a algunas autoridades, según las investigaciones’. Las autoridades ecuatorianas indagan los motivos del viaje que Rodas realizó al país sudamericano una vez que ganó las elecciones en 2014. A esa gira lo acompañó Jacobo Sanmiguel, entonces electo como concejal de Ambato.

A inicios de este año Rodas negó, en una entrevista con Teleamazonas, que Sanmiguel haya actuado como asesor ad honorem de su administración. Y cuando la  asambleísta María José Carrión, presidenta de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, mostró documentos migratorios que probarían que Rodas y Sanmiguel viajaron a Brasil en marzo de 2014, el Municipio de Quito aceptó, en un comunicado, el desplazamiento.

“Este viaje lo realicé acompañado de un concejal que también acababa de ser electo en su ciudad y de dos profesionales que posteriormente serían designados funcionarios de mi administración”.

Las autoridades investigan movimientos financieros de Sanmiguel en los últimos años por un monto de aproximadamente $ 30 millones. El tema guardaría relación con las alarmas desatadas en torno a la contratación de la Fase II del Metro de Quito, obra asignada en octubre de 2015 al consorcio Acciona-Odebrecht, tras un proceso de negociación que llevó adelante la actual administración municipal. Ayer el bloque de concejales de Quito de Alianza PAIS emitió un comunicado para que el alcalde “garantice la continuidad del Proyecto con los recursos necesarios y cronograma previsto”; transparente en forma oportuna la información referente al proyecto; y garantice la fiscalización del precontractual y contractual de la obra para no afectar su construcción.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias


  • 0

La constructora utilizó los programas informáticos My Web Day y Drousys para encubrir sus sobornos en 12 países, entre ellos Ecuador. Estos software encriptaban las comunicaciones para eludir a la justicia, pero al mismo tiempo guardaban en detalle los pagos por estados, obras, montos y beneficiarios.

Así se identificó a sus ejecutivos y a 4 supuestos intermediarios en el país.

Odebrecht armó un meticuloso manual para sobornar. La empresa brasileña no dejaba nada al azar y procuraba que en todos los países se use la misma metodología y sistemas para ocultar sus pagos ilegales. Toda esta trama estaba liderada  por los ejecutivos más importantes de la constructora, desde el llamado Departamento de Operaciones Estructurales.

Esta era el área encargada de llevar una contabilidad falsa de la empresa. De acuerdo con la justicia brasileña, el Departamento de Operaciones Estructuradas tenía cinco cabezas: Hilberto Silva (coordinador), Luiz Eduardo Soraez (gestor de los pagos), Fernando Migliaccio (tesorero y encargado de controlar las transferencias), Angela Palmeira (quien hacía los pagos al exterior), y María Lúcia Tabares (responsable de las coimas en Brasil). Actualmente, ellos son procesados por la justicia de ese país y han revelado cómo operaba la red de corrupción.

Para su funcionamiento, el Departamento de Operaciones compró un banco en Antigua y Barbuda (Meinl Bank) desde donde se hicieron transferencias a empresas offshore y a entidades financieras de cada país donde operaba la red. La constructora y sus ejecutivos crearon 46 compañías de papel en todo el mundo.

Entre ellas, Constructora Internacional de Sur y Klienfeld, que según la Fiscalía, tienen una relación directa con los sobornos en Ecuador.

Protegidos por dos programas Pero la protección que les daban las empresas offshore en paraísos fiscales no era suficiente. Para caminar en las sombras los ejecutivos de Odebrecht adquirieron dos complejos sistemas informáticos: My Web Day y Drousys, los cuales llevaban un registro informático de las coimas que pagó la constructora en Ecuador y en otros 11 países en América y África.

My Web Day cumplía una doble función: archivaba los sobornos que se habían pagado por país, por proyectos y obras, los montos, las cuentas, las transferencias y beneficiarios, que eran identificados por códigos, pero también borraba el cifrado de claves para que no se conozcan las coimas. (Ver infografía) Hoy, todo ese enjambre de operaciones encubiertas se conoce por el acuerdo al que llegaron los dueños de Odebrecht con la justicia de Brasil, Estados Unidos y Suiza.

En este último país se incautó el software My Web Day que sigue siendo analizado para descubrir el resto de secretos que guarda. Esta estrategia se complementaba con el programa Drousys que tenía su base en Suecia y les permitía a los ejecutivos involucrados en la red de coimas hablar secretamente entre ellos y con los operadores financieros externos. Este programa facilitaba el envío de  correos electrónicos  y mensajes instantáneos encriptados. Algunos se borraban inmediatamente, pero otros se guardaban.

Con estos archivos, la justicia brasileña descubrió los apelativos que llevaban los principales ejecutivos de Odebrecht involucrados en la trama de sobornos. Por ejemplo, descubrieron los alias de los cabecillas del Departamento de Operaciones Estructuradas: Hilberto Silva llevaba el nombre ‘Charlie’; Luiz Eduardo Soraez era ‘Tushio’ y ‘Neruda’; Fernando Migliaccio era ‘Whaterloo’; Angela Palmeira era ‘Tsarina’ y ‘Tumaine’ y, finalmente, María Lúcia Tabares era conocida como ‘Tulia’. Otros ejecutivos que estaban en el sistema eran Olívio Rodrigues, el creador de la red de empresas offshore en Panamá y quien tenía los alias de ‘Gigo’ y ‘Maverik’; además,  su mano derecha y operador financiero, Marcelo Rodrigues, conocido como ‘Giginho’. El código “Tío” y los otros alias ‘Gigo’y ‘Giginho’ aparecen en los correos entregados por la justicia estadounidense a la Fiscalía ecuatoriana.

Uno de ellos fue enviado el 13 de junio de 2012, por  ‘Tumaine’ (el alias de Angela Palmeira)  a ‘Gigo’ y ‘Giginho’. Allí la tesorera hablaba sobre el pago de Manduriacu y les decía: “Los pendientes son grandes. Solo después del recibimiento de los extractos se podrá o se dará de baja”. Y en el siguiente párrafo del correo aparece una captura de pantalla con el registro de la supuesta coima de $ 150 mil  por la construcción de la central hidroeléctrica Manduriacu y donde aparece el código “Tío”. También se registra que el  dinero llegó a través de la offshore Glory International Industry.  Para la Fiscalía este pago estaría relacionado con Ricardo R., tío de Jorge G. y uno de los principales sospechosos en el país. En el sistema Drousys también  aparecen los registros de las supuestas coimas pagadas para los contratos del Poliducto Pascuales-Cuenca; de los trabajos en los terrenos de la Refinería del Pacífico; del Acueducto La Esperanza y del trasvase Daule-Vinces.

En cada uno de ellos existen los montos, nombres en código y las empresas offshore desde los que se hicieron las transferencias a los intermediarios.

Para los investigadores seguir estos rastros es clave para descubrir quién se esconde detrás de cada alias. En el caso del Poliducto Pascuales-Cuenca, la ayuda penal internacional revela que se hicieron dos pagos al nombre secreto ‘Bambi’ por más de $ 400 mil y 190 mil euros en febrero y marzo de 2014. En el sistema Drousys aparece que recibe ese dinero de parte de dos compañías offshore Stockwell Corporation y Emalcorp. Stockwell y Emalcorp aparecen ligadas a Gustavo M., quien confesó que fue intermediario de Odebrecht para pagar coimas a los funcionarios de Petroecuador encargados del contrato de esa obra.

Para la Procuraduría la relación está clara.  En su acusación dice que el dinero salió desde una de las empresas offshore más grandes de Odebrecht, Klienfeld a Stockwell y sirvió para que se le entregara información clave para que Odebrecht ganara. Mientras que la otra parte del efectivo lo dio Emalcorp de propiedad de Kleper V. quien también confesó que fue intermediario de la constructora.

En las obras para la Refinería del Pacífico y del Acueducto La Esperanza aparecen tres alias: ‘Portugues’, ‘Miami’ y ‘Vermelho’. A ‘Portugues’ se le hicieron pagos en febrero y abril de 2014 a través de la empresa offshore Golden Engineering Services. Esta empresa de papel está supuestamente ligada a Freddy S., exgerente de la empresa estatal petrolera venezolana PDVSA en Ecuador y que, según las delaciones, de Odebrecht recibió más de dos millones de dólares para ayudar a que la constructora entrara a los terrenos de la refinería. Según la ayuda internacional de  Estados Unidos, Freddy S. recibió la mayor cantidad de dinero con un total de $ 2,4 millones, entregados a través de cinco pagos a las empresas Golden Engineering Services y Sevylor Trading Corp. Actualmente, él se encuentra prófugo. En el caso de ‘Miami’ el dinero se dio a través de la empresa Cosani.

El fiscal general Carlos Baca sostiene que Cosani trianguló dinero para el excontralor Carlos Pólit. La constructora brasileña aseguró que él recibió más de $ 10 millones por liberarlos del control y auditorías. El tercer alias ‘Vermelho’ o rojo en portugués recibió su pago por medio de WW Management Consultants de $ 140 mil. Para el trasvase Daule-Vinces aparece el sobrenombre ‘Black Level’ que está ligado a la empresa offshore Alesbury. Esta compañía fue creada por José T. para triangular dinero para los funcionarios que recibían los sobornos de la firma brasileña. Otro alias es ‘Paquetazzo’, el cual recibiera una transferencia desde Belvedear.

De acuerdo con la investigación fiscal, esta empresa de papel aparece como una de las compañías que entregaron dinero a Diego C. Finalmente, se encuentran los alías ‘Profesor’ y ‘Primos’. Asimismo, se detectó que el alias ‘Apolo’ está unido a la firma de papel Dramston Limited. Según los expedientes de la Fiscalía, esta compañía estaría vinculada a Carlos Pareja Cordero, quien está asilado en Perú. Con esta sospecha, el fiscal Wilson Toainga abrió una indagación previa en contra de Pareja Cordero por supuesto lavado de activos.

Hasta el momento tres personas en Ecuador confesaron que sirvieron como puente para los sobornos de la constructora, ellos son José T., Gustavo M. y Kleper V. Los tres contaron cómo recibían dinero en efectivo que entregaban en oficinas y a domicilio. También crearon empresas offshore en Panamá para ocultar sus pasos ilegales. Descubrir al resto de implicados le corresponde a la Fiscalía, pero no es tarea fácil. Esta maquinaria de corrupción, según el FBI, se hubiera tardado en descubrir y descifrar todos sus códigos más de 100 años. (I) El nombre de Columbia Management se repite en la ayuda penal de EE.UU.

Aníbal Quinde, defensor de  Ricardo R. El Departamento de Operaciones Estructuradas de Odebrecht archivó en detalle las transferencias que se realizaron a la empresa Columbia Management, supuestamente vinculada a Ricardo R., uno de los principales sospechosos en la red de coimas que armó la empresa brasileña. Este Departamento era el encargado de ocultar los sobornos de la empresa, coimas que se pagaban con ayuda de varias empresas offshore, entre ellas la principal fue Columbia Management, según las asistencias penales que llegaron desde  Estados Unidos y desde Panamá. Por ejemplo, en el reporte de la justicia estadounidense, Columbia Management es la empresa de papel que más dinero de los presuntos sobornos trianguló, más de $ 10 millones.

Este dinero fue entregado a varios intermediarios identificados solo por palabras clave. Por ejemplo, se encuentra ‘Diversos’ que recibió  $ 8,2 millones; ‘Águia’ (águila) al que se le transfirió $ 1,5 millones; ‘Peão’ (peón) más de $ 600 mil y otros que no tenían un alias y que llegaron a los $ 2,5 millones. (Ver cuadro dos) Esta información se complementa con la investigación que hicieran las autoridades panameñas, en la cual se ratifican esos movimientos financieros. De acuerdo con ese reporte, la mayoría de las transacciones fue hacia empresas ubicadas en Ecuador. La empresa offshore Columbia Management pertenece a Édgar A., un empresario quiteño que es investigado por la Fiscalía en el proceso legal por asociación ilícita. Édgar A. se entregó a la Justicia porque defiende su inocencia y asegura que no tiene ninguna relación con los pagos de sobornos a funcionarios públicos ni ha tenido ningún nexo con Ricardo R.

No obstante, una pericia contable que realizó la Fiscalía identificó que su compañía recibió fuertes cantidades de dinero desde las empresas offshore creadas por Odebrecht para esconder los pagos de sobornos. El dinero se remitió, especialmente, desde Select Engineering Consulting, Klienfeld, Constructora Internacional del Sur, Innovetion Rech Elgeenering And Development y desde el Meinl Bank. Todas ellas están vinculadas con la constructora brasileña y son indagadas por la justicia de varios países. Además, el exdirectivo de Odebrecht en Ecuador, José Conceição Santos, confesó a la Fiscalía y al juez de la Corte Nacional, Miguel Jurado, que la triangulación del dinero también pasó por las cuentas de la  compañía offshore de Édgar A., quien  luego se encargaba de traer el dinero en efectivo al país para coimear a los funcionarios públicos e intermediarios.

“A través del sector (Departamento) de Operaciones Estructurales entregaba estos montos al señor Édgar A. a través de la empresa Columbia y Diacelec entregaba a la empresa Odebrecht. Diacelec hacía contratos con Odebrecht como una forma de cortesía de tener trabajando el proyecto en contrapartida para que él pueda entregar esos montos”, dijo el exejecutivo en su testimonio voluntario. Para la Fiscalía General del Estado, esa declaración empata con el peritaje hecho a los movimientos financieros. En los expedientes de la instrucción fiscal se encuentra el análisis por un perito contable, en el cual se detectó que Odebrecht enviaba el dinero hacia las empresas de papel de Édgar A. y este luego traía el efectivo a Ecuador a través de Diacelec.

Édgar A. también es el principal accionista de esta empresa dedicada a la comercialización de acero para la construcción y que es considerada una de las más grandes del mercado local. Las oficinas de Diacelec fueron allanadas el 2 de junio pasado por agentes de la Unidad de Lavado de Activos de la Policía y de la Fiscalía. Los abogados de la compañía manifestaron a la Fiscalía que el dinero que recibió la empresa es legal. Sin embargo, de acuerdo con el informe del perito financiero, el dinero que envió Columbia Management a Diacelec entraba a los cuadernos contables de la firma como préstamos para Édgar A., pero no hay registros de esos compromisos. Así lo dice textualmente el reporte: “Según la información proporcionada por la contadora de la empresa Diacelec, Myriam C., estas transferencias se contabilizaban como préstamos a Édgar A. accionista mayoritario. Sin embargo, no se adjuntaron documentos (contratos, convenios, pagarés, etc) que se adjudiquen la obligación registrada”.

En la revisión de las cuentas de ambas compañías se verificó que Columbia Management habría transferido $ 10 millones a Diacelec entre junio de 2010 y mayo de 2015. Dinero que supuestamente se dio a Édgar A., pero él solo facturó $ 798.689 por servicios profesionales y arrendamiento entre 2013 y 2016. Pero el peritaje recalca que tampoco se puede verificar esos rubros.

Los abogados de Édgar A. preparan sus alegatos para presentarlos en la Corte Nacional. Mientras tanto, Aníbal Quinde (foto), defensor de  Ricardo R., aseveró que la Fiscalía no tiene ninguna evidencia concreta que vincule a su cliente con Diacelec o con Columbia. (I) La defensa de Jorge G. busca cambiar de juez Para la defensa del vicepresidente Jorge G., el juicio en su contra es político. Su abogado Eduardo Franco está convencido de que el juez de la Corte Nacional de Justicia, Miguel Jurado, no es imparcial y por eso pidieron que sea reemplazado. Franco presentó el viernes pasado un pedido de recusación que busca que se cumpla con ese cambio. La decisión se tomó luego de que el juez Jurado negara el pedido para liberar al Segundo Mandatario, quien se encuentra detenido en la Cárcel 4 de Quito.

“Una aberración jurídica y una infamia es la prisión del vicepresidente Jorge G. porque es inocente. No hay pruebas que lo incriminen”, escribió el abogado en su cuenta de Twitter. Hasta que este recurso se resuelva se suspendió la competencia de Jurado. En consecuencia, la audiencia de sustentación del dictamen fiscal prevista para el lunes 16 de octubre (hoy) queda aplazada. La recusación la resolverá Édgar Flores, quien es conjuez de la Corte Nacional.

Franco también sostuvo que presentó una queja ante el Consejo Nacional de la Judicatura en contra de Jurado por “manifiesta negligencia o por error inexcusable”. La semana pasada, el juez Jurado negó los pedidos de libertad que presentaron Jorge G. y Gustavo M., este último solicitó su excarcelación por problemas de salud. Ante esto, el magistrado pidió al Ministerio de Justicia, encargado del sistema penitenciario, que tome las medidas necesarias para que Gustavo M. reciba tratamiento médico y psicológico cada semana.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias


  • 0

A través de Facebook Live, el expresidente de la República, Rafael Correa, realizó su cuarto enlace digital, en el que reiteró que iniciará una campaña de recolección de firmas para convocar a una asamblea constituyente si la Corte Constitucional (CC) da paso a la consulta popular impulsada por el primer mandatario, Lenín Moreno.

Con una bandera de Alianza PAIS y otra de Ecuador a sus espaldas, desde Bélgica calificó como una monstruosidad y un golpe de Estado a la consulta popular. Aseguro que el proceso tiene como objetivos principales tomarse el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y evitar su regreso para poner orden y con ello se “les acabe la fiesta.”

En la hora y 45 minutos que estuvo al aire por la red social, pidió a la ciudadanía estar atenta a la resolución de la CC, a cuyos jueces fustigó por haberse reunido con la vicepresidenta (e), María Alejandra Vicuña, cuando de por medio está un fallo importante. Se refirió además al vicepresidente Jorge G., de quien dijo es un hombre honesto, inocente, víctima de linchamiento mediático y un perseguido político. “Se le dicta prisión preventiva para comenzar a contar los días por abandono de cargo porque quieren reemplazarlo, apoderarse de la vicepresidencia”, acotó.

Además solicitó al presidente de la República, Lenín Moreno, mayor precisión y aclaración sobre las medidas económicas adoptadas.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias


  • 0

Juan J. Paz y Miño C.

Es indudable que la historia no es considerada una ciencia social que sirve para dar fundamento a las decisiones de política económica.

En múltiples artículos, y en mi libro Historia de los impuestos en Ecuador (bajar en PDF: https://goo.gl/QNaRNb), he demostrado que desde 1928, cuando se estableció el impuesto a la renta, este fue cuestionado y sistemáticamente evadido por las capas dominantes y ricas del país. Pero no solo este impuesto, sino todos los que esos mismos sectores consideraban como una verdadera rapiña estatal a su “esfuerzo privado”. Reducir impuestos o eliminarlos sigue hoy como una causa suprema de lucha de las élites económicas, en nada diferenciadas con las del pasado en esta materia.

Han procurado convencer al país que están ahorcadas con demasiados impuestos y que estos son altos. Es un mito histórico. De acuerdo con los estudios de la Cepal, el nivel impositivo en Ecuador está por debajo de la media latinoamericana, que también es baja (20%). En el siglo XX, como en oleadas cíclicas, se trató de construir una institucionalidad firme en la recaudación de impuestos, que sirviera para que el Estado tenga recursos con los cuales proveer a la población de amplios servicios como educación, seguridad social, atención médica, vivienda y, además, obras de infraestructura: agua potable, electricidad, carreteras, etc.

Permanentemente esas capacidades estatales fueron boicoteadas o liquidadas por los intereses privados que vieron al Estado como “obeso” y hasta “enemigo”, lo cual es otro mito que la historia económica del Ecuador destruye a cada paso.

En el pasado, el que se llamaba Ministerio de Hacienda tuvo limitaciones de todo tipo para perseguir la evasión de impuestos; hoy contamos con un Servicio de Rentas Internas (SRI) con enormes capacidades para detectar la evasión y cobrar impuestos en forma efectiva. Algo parecido ocurre en las Aduanas, que en la historia del pasado republicano también fueron un desastre y hasta cómplices en las evasiones.

De acuerdo con el SRI, 215 grupos económicos adeudan  $ 2.260 millones al Estado; son $ 655 millones de perjuicio al fisco por empresas fantasmas; $ 4.700 millones salieron a paraísos fiscales, un monto equivalente al déficit fiscal que el gobierno aspira a reducir en 4 años. En aduanas el perjuicio por facturas falsas es casi de $ 2.000 millones. Son cifras de la corrupción privada por impuestos que no se pagan al Estado y que se quedan en manos de los perjudicadores.

Son, además, cifras monumentales, que contrastan con los apenas $ 1.700 millones que el gobierno aspira a lograr anualmente con las medidas que acaba de adoptar. La evasión es un problema prioritario y no marginal en Ecuador.

Merece acciones judiciales implacables. Y resulta una autolimitación histórica proclamar que habrá “estabilidad tributaria” pero en el sentido de que las reformas solo serán para bajar impuestos. La historia nacional clama porque se suban impuestos a las élites económicas que, paradójicamente, hoy incluso se sienten “desilusionadas” con las medidas tomadas por el presidente Lenín Moreno.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias


  • 0

Werner Vásquez Von Schoettler

Abarrotados de comentarios, de análisis, de analistas, de un exceso de vocabulario de lo político, de un exceso de exposición casi de asuntos particulares que han colonizado ese escurridizo objeto social llamado opinión pública.

Cada cual recrea su guerra y su paz. Cada cual se arma para la confrontación sin saber qué es lo que se confronta. Se dice que hay que confrontar, pero no se sabe qué es lo que está en juego, ni el campo donde se juega el juego. En momentos se desvanecen los jugadores y vuelve el silencio. Un eterno retorno no necesariamente de lo mismo, sino de un gran vacío.

Un gran duelo. Chispazos de iluminación que pretenden comprenderlo todo. Lo que era un mero recurso moral, ahora se ha convertido en la gran ética de la política desarrollada en una hipervisualización en los medios, cualquiera que estos sean, y en las redes sociales, cualquiera que estas sean.

Además, como si hubiese una carencia de héroes y heroínas, pasando un día, vemos cómo se inmolan a favor o en contra de posturas, las cuales no son claras para nadie. Parece, solo eso, parece, que como nunca antes todo es político y tiene que ver con la política, pero los síntomas, son más claros que lo que presenciamos, y lo que consumimos es, precisamente, menos política y más moralización. Buenos contra malos. Malos contra buenos. Ya no es amigos versus enemigos. Sino quién es más santo o quién es más diablo.

A veces es como el retorno del moralismo del siglo XIX, de las sociedades “curuchupas”. Nada de moderno, por cierto. Bien lo dijo, alguien por ahí, es como el regreso a la adolescencia. Ahora adolecemos de política. Y la respuesta no es gritar al cielo que todo esto es la “posverdad”. Cuánto se combatió a todo tipo de dogmatismo, pero hoy, cuánto ha brotado, ya no el purismo, sino el puritanismo a la hora de arrogarse la génesis de todo lo que ocurre.

Para que haya política, su razón misma, se requiere la existencia del litigio político, sin el mismo no hay nada y todo se torna vacuo. ¿Hay “litigio político” en el Ecuador de hoy? Las posiciones de los actores cambiaron, pero parece que el público lo sabe, menos los actores. Parece que la política ha perdido, temporalmente, su propio espacio. Parece que está invisible. Y se requiere su visibilidad para actuar. Este es un grave problema de posiciones. La consigna, pareciera ser, la obligatoriedad de posicionarse. Pero ¿frente a qué? ¿Cuándo? ¿A dónde se fue el Sujeto Político y el Poder Popular? ¿A la TV, la radio, al Twitter, al Facebook?

Tan efímero no es ni lo político, ni la política. Mientras a las derechas nacionales, les importa poco todo el enredo, las izquierdas se devanan en sus moralismos más particulares. Las derechas son colonizadoras por definición. Mientras a las izquierdas les encantan el sacrificio y la crucifixión.

Hoy requerimos más pragmatismo que antes. Y que la moralina de los moralizadores, mejor salga a la calle a confrontar a la decadencia humana de aquellos que dizque hablan a nombre de la familia ecuatoriana, dizque defendiendo sus valores naturales, y contra todo derecho racional por la igualdad y la equidad de género. ¡Ahí sí está la política! Necesitamos más política, más políticos y menos mojigatería.

Más pasión para dialogar y confrontar que tuitazos y selfies. El 2019 nos espera, y la campaña ya arrancó. A ganar votos se ha dicho.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias


  • 0

Ida Garberi Periodista

El 14 de junio de 1928 nació el guerrillero del amor, Ernesto Che Guevara, y en 2017, habría cumplido 81 años. Pero un asesinato a sangre fría, por orden yanqui, se lo ha llevado hace cincuenta años, cuando tenía nada más que 39 y todavía demasiadas cosas que hacer sobre este planeta destrozado, contaminado e indiferente. Es que su ausencia se hace cada día más pesada, mientras este monstruo del fascismo que no logramos derrotar intenta continuamente establecerse en el poder para robar, destruir y siempre privar de la libertad a los más débiles, con la explotación del hombre sobre el hombre. “Déjenme decirles, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor.

Es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad. Quizá sea uno de los grandes dramas del dirigente; este debe unir un espíritu apasionado, una mente fría y tomar decisiones dolorosas sin que se contraiga un músculo. Nuestros revolucionarios de vanguardia tienen que idealizar ese amor a los pueblos”.

Esta, creo que sea la frase del Che que más me emociona, porque encierra una verdad desarmante y al mismo tiempo triste: sería tan fácil y ‘económico’ utilizar la sonrisa, el amor y la paz, por nosotros, los revolucionarios, pero la misma violencia fascista no lo permite, su poder cínico, su dinero sucio siempre trata de destruir lo que la ayuda recíproca comunista está construyendo con mucho sacrificio, porque como Fidel Castro justamente afirma que la solidaridad es no regalar lo que tenemos de más, pero sí compartir lo que tenemos de imprescindible.

Cada día en cambio tenemos que chocar con la violencia del enemigo, que nos ayuda a entender y a comprender al Che cuando utilizó las armas y sus métodos intransigentes: “Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión, hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de los cuarteles, y aun dentro de los mismos; atacarlo dondequiera que se encuentre, hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite. Crear dos, tres, muchos Vietnam”.

Es el mismo enemigo que nos lleva al extremo: yo siempre estoy de acuerdo con él cuando llega a afirmar que “Son moderados todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma”. Todos los intentos de homicidio de presidentes, sobre todo de la América Latina, desafortunadamente muchos con éxito y, por suerte, otros no, lo demuestran, se sabe que son pagados por el fascismo imperialista norteamericano. Creo que es una lucha ancestral, entre el bien y el mal, lo positivo y lo negativo, que puede llevar desafortunadamente a la autodestrucción del planeta, porque el mal, (los yanquis), no puede perder, esta palabra no existe en su diccionario y su aparición podría remover su equilibrio psíquico al punto de hacerle cometer la locura de apretar aquel botón rojo que representa el ataque nuclear, factor desencadenante de una tercera guerra mundial. Yo sé que estos razonamientos casi se están moviendo sobre un plano religioso, pero la fuerza de San Ernesto de La Higuera deja perplejos hasta a los ateos.

Y no es solo una figura que puede parecer inmortal por la religión católica, si observamos su vida desde un punto de vista budista, su muerte tan prematura lo pone sobre el plan de las personas que con un karma muy transcendente tienen que abandonar precozmente el planeta Tierra para pasar a ser un ejemplo a seguir (y aquí creo que también los más ateos puedan estar de acuerdo) y, siempre para los budistas, su energía vital, después de la muerte del cuerpo, no morirá hasta que haya una sola persona que lo recuerde. Y puesto que afortunadamente somos muchos los que reconocemos sus calidades, que tratamos de defender su honestidad política (como él mismo afirmó “La revolución se lleva en el corazón no en la boca para vivir de ella”), tenemos que continuar leyendo sus escritos y luchando para llevarlos a la práctica, porque el Che no nos abandonó, está a nuestro lado y es el guía de nuestros pasos, no debemos decepcionarlo, no podemos despreciar su sacrificio extremo.

Hay momentos de desaliento en que él nos hace mucha falta, quisiéramos escuchar su voz que nos dijera cuál es el camino mejor para vencer al enemigo, porque todo parece imposible. Y entonces nos concentramos en su fuerza infinita, absorbemos su determinación cuando afrontó la muerte sin pestañear, mirando fijo a los ojos de su verdugo: “Sé que ha venido a matarme. –¡Póngase sereno y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!”. En este preciso momento ha hecho otro milagro, una vez más nos demuestra su ‘simple’ tamaño, porque ha sabido transformar la muerte en un himno a la vida, que nadie podrá apagar. ¡El Che debería volver a nacer, tenemos tremenda necesidad de su persona!!!.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias


  • 0
Lenín Moreno expuso un nuevo plan económico para impulsar el sector económico incluyendo el tema tributario como mecanismo para fortalecer la economía ecuatoriana.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció el miércoles una serie de medidas en beneficio al sector empresarial, a través de una cadena nacional de radio y televisión.

Las exportaciones han caído, el precio del petróleo se mantiene bajo, el sector de la construcción se ha contraído y la deuda pública tiene condiciones muy difíciles” expresó Moreno.

El presidente señaló que buscaba la protección de las personas con escasos recursos económicos y trabajadores, destacando que no incrementará la electricidad, el combustible, ni el impuesto al valor agregado.

Moreno resaltó que la meta del proyecto económico es reducir el déficit fiscal del actual 4,7 por ciento del PIB a cerca del 1 por ciento en 2020.

Asimismo, indicó que fijará aranceles que protegerán la industria nacional, y luchará contra el contrabando, como también la evasión de impuestos.

Lenín Moreno destacó que el impuesto de la Renta par Sociedades volvería a ser del 25 por ciento excepto para algunos sectores económicos. Habló sobre el dinero electrónico y como la banca privada estará regulada por controles estatales; El mandatario dejo que llevaría adelante una consulta popular para derogar la Ley de Plusvalía, que a su juicio ha perjudicado la economía del país.

El presidente de Ecuador manifestó que “para cumplir nuestras metas económicas no recurrimos a paquetazos. Protegemos a todos, y de manera especial a los más pobres”.

Entre las medidas anunciadas por Moreno, se expuso que las microempresas se abstendrán a pagar los primeros impuestos de utilidad; los nuevos emprendedores de pequeñas empresas no pagarán impuestos los dos primero; se eliminará el anticipo de pago de impuestos a empresas que no alcancen los USD 300 mil; se pretende eliminar la ley de Impuesto a las Tierras Rurales, para estimular el sector agrícola, entre otras medidas.

Analistas han señalado que la agenda económica de Lenín Moreno marca una distancia de las reformas económicas impulsadas por el expresidente Rafael Correa, en donde se priviligiava a los sectores más necesitados.


Medidas del expresidente Correa

En la gestión del expresidente Rafael Correa, la recaudación fiscal representó un 66.7 por ciento de los ingresos totales en el 2016, ya que el país no recibe ingresos de petróleo desde el 2015. A su vez, entre el 2006 y 2015 la recaudación de impuestos aumentó en 9.170,8 millones de dólares y el número de contribuyentes creció a 1.2 millones.

El historiador y académico Juan Paz y Miño Cepeda, en el libro Historia de los Impuestos en Ecuador (2015), explica que el producto del modelo fiscal de Rafael Correa sirvió para consolidar a Ecuador, realizando políticas sociales en pro de la población.

Para el historiador, el gobierno de Rafael Correa se trató de la redistribución de las riquezas y “la necesidad de controlar a las capas más ricas de la población”, realizando una serie de medidas en torno a la tributación, como: política tributaria para la redistribución de la riqueza; persecución a la evasión y elusión tributarias;  fortalecimiento del SRI; efectividad en el cobro de los impuestos; privilegio de los impuestos directos sobre los indirectos, entre otros.


Sector empresarial privilegiado

El analista internacional, Fernando Casado, en una entrevista exclusiva para TeleSUR nos explica el nuevo plan económico de Ecuador, y como ahora se le privilegia al sector empresarial.

Casado informó que hay varias diferencias con las medidas implementadas de Correa: “Se eliminan el anticipo a la renta, se van a devolver parte de los impuestos a los exportadores en caso de que logren ingresar divisas en el país, se desea eliminar la Ley de Plusvalía para los inmuebles, también se van a eliminar impuesto que tenían que ver con los terrenos y campos de cultivos que están improductivos, entre otras”.

Sin embargo, el analista cree que son unas medidas que tienen mucha diferencia con el Gobierno de Correa ya que “liberan tasas impositivas a los empresarios por un lado, y también encontramos un distinto enfoque en la distribución tributaria que ahora se les da una mayor libertad o se les impone una menor cantidad de tributos”.

Fuente: Telesur

Sección: Noticias


  • 0
Orlando Pérez
La lucha contra la corrupción, si bien tiene un asiento moral y de orden público, no es solo para crucificar a los funcionarios que aceptaron dinero de las empresas corruptoras sino también para el engranaje mediático y moralista que sustentó la supuesta honorabilidad, prestigio y eficiencia de Odebrecht, por poner el ejemplo en boga, pues en realidad hay otras empresas más.

Una oleada de moralismo recorre América Latina. Y quienes más golpes de pecho se dan son los representantes de los medios de comunicación comerciales de la región. ¿Y no eran ellos también los que recibían a los representantes de Odebrecht en calidad de magnates y súper hombres de negocios, con quienes departían y viajaban a eventos “culturales”? No son precisamente esos medios y periodistas los que mejor y más puedan hablar de honestidad y lucha contra la corrupción, si fueron en la práctica la mascarada de la corrupción en el sector privado y para el enlace con las autoridades de algunos países.

El aparato corrupto y corruptor llamado Odebrecht organizaba concursos de periodismo, premiaba a periodistas “objetivos”, que supuestamente investigaban la corrupción, pero que jamás señalaron con el dedo a la empresa brasileña. Algunos de ellos ahora callan porque saben que en cualquier momento pueden aparecer facturas o fotos de sus viajes y reuniones con los señores Odebrecht.

Esa misma entidad corruptora pagaba pasajes de avión en primera clase a editores y directores para asistir a la Bienal de Sao Paulo y “auspiciaba” premios de pintura, compraba cuadros y obras a “destacados” artistas que hoy se callan con absoluta desfachatez, sin descartar otros pagos que no aparecen en determinadas cuentas de esos personajes y artistas, que en ciertos círculos eran muy conocidos y hasta “envidiados”.

En cada país de América Latina, donde obtuvo contratos la empresa brasileña, hay historias de cómo fue atendida por la prensa comercial. Aquellos periodistas que “coordinaron” la publicación de los PanamaPapers no han hecho una sola investigación, señalamiento o por lo menos una nota que explique de qué manera quienes recibieron plata de Odebrecht y la depositaron en paraísos fiscales son los mismos que fueron beneficiarios de los contratos a empresarios, abogados y medios de comunicación privados.

La lucha contra la corrupción, si bien tiene un asiento moral y de orden público, no es solo para crucificar a los funcionarios que aceptaron dinero de las empresas corruptoras sino también para el engranaje mediático y moralista que sustentó la supuesta honorabilidad, prestigio y eficiencia de Odebrecht, por poner el ejemplo en boga, pues en realidad hay otras empresas más.

Por solo poner solo cuatro casos, en Ecuador, Perú, Chile y Colombia, se sabía quiénes eran los abogados de Odebrecht, quiénes facilitaban las reuniones con autoridades de los municipios y del gobierno central desde 1985. Ojo, desde 1985, no desde hace tres o cuatro años. Son más de tres décadas de negocios y encuentros, premios y cocteles, viajes y reconocimientos a las “personalidades” del mundo empresarial, mediático y político con dinero de la ahora más desprestigiada empresa privada del mundo.

En Ecuador, por ejemplo, Charly Pareja Cordero (conocido como Capaco),ex secretario privado del ex presidente derechista socialcristiano León Febres Cordero, era el abogado de Odebrecht. Pareja es primo de Carlos Pareja Yanuzelli (conocido como Capaya), gerente de Petroecuador en el gobierno de Rafael Correa, y cumple una condena de cinco años, en uno de los juicios por corrupción, pero tiene otros por peculado y lavado de dinero.

Ahora Pareja Cordero tiene un proceso judicial en su contra y fue liberado en Perú por una alerta de la Interpol. Se declara perseguido político y en la prensa comercial ecuatoriana y peruana poco se habla de él, cuando en la práctica tiene tanta responsabilidad y buena información, que cualquier fiscalía ansiosa de verdades debería tener en sus manos. ¿No fue por eso que antes de huir del Ecuador destruyó todas las computadoras de su casa cuando el gobierno de Rafael Correa ordenó su detención?

De todo esto, las grandes empresas mediáticas de América Latina han hecho mutis por el foro, sus principales directivos callan y borran cualquier relación con ese pasado de “amistad” y buenos negocios con Odebrecht y, por supuesto, los editorialistas y algunos dirigentes políticos evitan hablar de cuántas veces fueron invitados por la firma brasileña y de qué modo avalaron su presencia en cada país.

Solo como referencia valdría la pena mirar estas notas para saber cómo, en Ecuador, la empresa corruptora manejó de un modo inteligente su red de colaboradores en la prensa y en personajes del empresariado privado y de las élites políticas y económicas para sustentar su “prestigio”:

1.- http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/13/odebrecht-pago-al-consorcio-juridico-de-capaco-usd-2-millones-por-asesoria-legal

2.- http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/politica/2/odebrecht-movio-usd-37-5-millones-con-sus-offshore

3.- http://datocertero.com/2017/02/07/urgente-lee-aqui-todos-los-correos-capaco-revelaron-funcionamiento-una-red-corrupcion-petrolera-ecuador/

4.- http://datocertero.com/2017/02/02/orden-de-detencion-contra-leonardo-bohrer-cunado-de-jaime-nebot/

5.- http://datocertero.com/2017/01/20/urgente-lista-completa-y-sin-censura-de-politicos-ecuatorianos-que-recibieron-sobornos-de-odebrecht-caixa-2/

6.- http://datocertero.com/2017/01/12/caso-odebrecht-salpica-a-otro-amigo-de-rodas/

Fuente: Telesur

Sección: Noticias


  • 0

Emir Sader

Varios medios latinoamericanos han confesado expresamente que desarrollan una guerra mediática, una guerra informativa en contra de sus adversarios políticos. Se comportan como partidos políticos frente a la debilidad de los partidos políticos de derecha. Asimismo, se desarrolla, por parte de la derecha del continente, una guerra jurídica (lawfare) en contra de los liderazgos y de los partidos de izquierda.

Lawfare es el uso indebido de recursos jurídicos para fines de persecución política. La ley es utilizada como una especie de arma de guerra, lo cual permite el uso político de un instrumento jurídico, buscando resultados políticos.

El lawfare depende de reiteradas llamadas con destaque en los medios para erigir a un líder político popular como el gran enemigo del país.

Se trata de dar una apariencia de legalidad a un abuso. Para intentar deslegitimar un líder popular, se manipula el sistema legal, con abuso, sin defensa, para buscar influenciar la opinión pública. Por ello, en esa guerra jurídica, es fundamental la alianza estrecha entre el Poder Judicial y los medios.

Las personas son expuestas, execradas y condenadas en la opinión pública, antes de ser juzgadas, con todas las formalidades y el derecho justo a la defensa. Cuando se llega al juicio, la condena ya fue ejercida por los medios.

El uso cobarde del lawfare es más fácil que una disputa democrática en las elecciones, porque quien lo ejerce cuenta con poderosas fuerzas, como los medios y el Poder Judicial, actuando de forma brutal y unilateral.

Es lo opuesto de la búsqueda de justicia, dado que procura, por medio de medios livianos y el mal uso de procesos legales, intimidar a sus adversarios políticos. Jueces, así como la Policía y los medios, actúan de forma arbitraria, violando derechos individuales, buscando imponer una culpabilidad sin pruebas.

Se puede resumir los rasgos de ese nuevo tipo de guerra de la forma siguiente: Manipulación del sistema legal, con apariencia de legalidad, para fines políticos; instauración de procesos judiciales sin  ningún mérito; abuso del derecho, con el objetivo de perjudicar la reputación de un adversario; promoción de acciones judiciales para desacreditar al oponente; intento de influenciar en la opinión pública con el uso de la ley para publicidad negativa; judicialización de la política, valiéndose de la ley para buscar medios y fines políticos; promoción del desconcierto y de la desilusión en sectores del pueblo; crítica de los que se valen del derecho internacional y de los procesos judiciales para hacer acciones en contra del Estado; uso del derecho como forma de paralizar al adversario político; bloqueo y retaliación de los intentos de los adversarios de hacer uso de procedimientos y normas legales disponibles para defender sus derechos; acusación de las acciones de los enemigos como inmorales e ilegales, con el fin de frustrar sus objetivos.

Total, es una forma contemporánea de perversión de la democracia, valiéndose de lo que debiera garantizar el Estado de derecho, como arma de guerra para aniquilar al enemigo, cuando no se lo puede destruir políticamente, en condiciones de disputa equitativa.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias