Alianza PAIS es un movimiento político, ciudadano, que no se afinca en el caudillismo, sino en las voluntades colectivas de su militancia, que cree en los liderazgos democráticos, sin personalismos ni egolatrías. Es un movimiento de gente sencilla, con historia de lucha, cuyos valores compartidos son la honestidad y el compromiso por alcanzar la justicia social.

Somos una organización que ha logrado un cambio sustantivo en el cual, se honraron las promesas de sacar de la pobreza a miles de ecuatorianos, de garantizar los derechos a la vida, la salud, la educación; de haber logrado la puesta en práctica de los principios que abrazan cada uno de sus militantes: solidaridad, dignidad, justicia, igualdad.

Alianza PAIS no pertenece a una persona, pertenece a su militancia, la cual sigue leal a sus principios políticos. Alianza PAIS representa a la gente que cree en el cambio social, que es leal a los intereses del pueblo, que creyó y cree en un mejor Ecuador. Como personas convencidas del proceso transformador, nos quedamos a defender lo logrado, a dar la cara por los errores cometidos y corregirlos, a condenar los actos de corrupción con la autoridad moral de ser un colectivo de ciudadanos honestos, a reconstituir las bases propias de una organización popular, a recomponer la unidad de las izquierdas y del progresismo que, irresponsablemente han sido divididos por vanidades de ciertos líderes, al calor de una disputa con violencia verbal y simbólica que maltrata a la gente que seguimos aquí porque empeñamos nuestra palabra para luchar junto al pueblo, a pesar de los insultos y denuestos que solo contribuyen a profundizar al fraccionamiento de una corriente progresista para empoderar a otra de derecha. No obstante de esta lucha intestina, estéril e inútil, nos quedamos porque definimos las prioridades claramente: primero es el país, primero la Patria.

Recuperamos la autocrítica y el respeto a la opinión diferente. Recobramos la democracia interna extirpando autoritarismos y verdades absolutas. Creemos firmemente en un proceso político transparente y por eso, nunca protegeremos la corrupción porque si de traiciones se trata, la peor, es faltar a la ética, aprovecharse del cargo o malversar los fondos públicos.
Somos leales al pueblo, a los principios, a nuestras convicciones así que no nos hablen de traición porque los traidores son quienes se alzaron con el santo y la limosna, son aquellos que prometieron servir y se sirvieron del Estado. No nos hablen de felonía porque felones son quienes violentaron la confianza depositada por el pueblo. No nos hablen de lentejas porque no nos hemos vendido ni arredrado ante nadie.

Si nos juzgan, júzguenos como pueblo que somos, como una organización cuya práctica política la ejercemos por amor a la gente, como un colectivo altivo y soberano que se mantiene firme ante sus principios y sus luchas históricas por una Patria con justicia e igualdad.

Ecuatorianas y ecuatorianos, hoy nos presentamos a elecciones con orgullo, vistiendo el verde de la esperanza con los azules de la lealtad al pueblo, con candidatos elegidos democráticamente por sus bases, dispuestos a fortalecer la institucionalidad, los derechos y las libertades. Aquí estamos como militantes, con la cara limpia y la mirada en alto, con el compromiso sólido para edificar una nueva política desde las bases y los arrestos para enfrentar al verdadero enemigo: la pobreza, la desigualdad y la injusticia, porque el pueblo siempre estará primero, primero el país, primero siempre, la Patria.

Movimiento Alianza PAIS

WhatsApp chat