El silencio de los “inocentes”

  • 0

El silencio de los “inocentes”

La mayoría de los medios de comunicación, públicos y privados, han pretendido ignorar el impacto que tuvo en la población que, en forma numerosa, salió a
las calles para recibir a Rafael Correa, como sucedió de forma especial en la ciudad de Esmeraldas, donde se realizó la convención del movimiento Alianza
PAIS. La realidad no puede ocultarse ante la apariencia de inocencia por guardar silencio sobre la presencia del exmandatario aquí en Ecuador.

Tampoco se ha dado importancia a las voces de protesta por la violación a la norma jurídica (ver artículos # 104, 424, 429 de la Constitución) que establecen
las normas de procedimiento para las consultas populares, en la falsa suposición de que, con guardar silencio, no se miente. Son apenas seis meses que data
la ausencia del expresidente y no se puede negar que se ha gestado una gran movilización ciudadana en todas las ciudades en que estuvo. Manifestaciones
para expresar respaldo y afecto, que lamentablemente tuve que ver a través de redes sociales. Los medios de comunicación, salvo honrosas excepciones, no
dijeron ni pío.

La sensación de desconcierto ha provocado gran curiosidad en los medios internacionales que no alcanzan a comprender qué mismo es lo que ha sucedido
para que, a tan corto plazo del nuevo Presidente, se haya gestado una fractura al interior de ese movimiento político, al punto de que hay muchos adherentes
que sostienen que mejor les hubiera ido con perder las elecciones presidenciales.

Esta situación se agudiza por el entrevero del juicio contra Jorge Glas, cuando no se divulga alguna prueba convincente de culpabilidad en contra del
Vicepresidente. No se entiende cómo es posible que el fiscal Baca Mancheno promueva la exoneración de los delitos cometidos por los funcionarios de
Odebrecht y se pretenda condenar al Vicepresidente, dejando en claro que la intención es destituirlo, ya que se ha convertido de pronto en la piedra en el
zapato para la intención de reconstituir un nuevo equipo en la cúspide del régimen gubernamental.

En más de una ocasión algún desaprensivo individuo ha dicho que sería preferible perdonar a un posible culpable que condenar a un inocente. Y, como este
caso conmueve a la conciencia nacional, no se puede hablar de “silencios inocentes”, pretendiendo ocultar la verdad de los acontecimientos y sus
consecuencias, que afectan a la tranquilidad nacional.
Por eso, es dable pedir a los medios de comunicación que no se oculte la realidad y que las circunstancias que rodean a estos hechos de profundo interés
nacional se ventilen con total transparencia y responsabilidad. Quizás no puedan ser objetivos, pero al menos deben ser veraces.

La corta visita de Rafael Correa demostró que goza, igual que antes, del respaldo ciudadano y que los hechos que se vinculan a su gobierno, que involucran al
actual mandatario, Lenín Moreno, deben ser manejados con certeza y no cabe el silencio de los “inocentes”.

Fuente: El Telégrafo

Sección: Noticias


Deja un comentario