Rafael Correa: “A Europa no le interesa América Latina”

  • 0

Rafael Correa: “A Europa no le interesa América Latina”

Rafael Correa (Guayaquil, 1963) ha sido presidente de Ecuador durante diez años, el periodo más largo que su país ha vivido en democracia bajo un mismo líder. Tras su salida del poder en mayo de este año, se ha instalado en Bruselas junto a su familia, dispuesto a llevar una vida anónima para disfrutar de los pequeños placeres. Pero la deriva que está tomando su sucesor y aliado Lenín Moreno podrían hacerle cambiar de planes: “Es peor que si hubiera ganado la oposición. Sería una irresponsabilidad no hacer presencia con lo que está pasando”. Asegura que no quiere ser de nuevo presidente.

Admirador de la integración europea – “Europa tendrá que explicarle a sus hijos por qué se unieron; nosotros tendremos que explicarles a los nuestros por qué nos demoramos tanto “– Correa alerta sobre el viraje conservador en el viejo continente. “Europa es probablemente más neoliberal que los Estados Unidos”. Y receta un principio para el cambio: “sociedades con mercado, no sociedades de mercado”.

Preguntado por Venezuela, dice que la situación actual debe ser resuelta por los ciudadanos y apela a los “errores de uno y otro lado”, sin considerar que el presidente Maduro tenga la principal responsabilidad. Correa siente simpatía y admiración por Podemos y asegura tener una relación “respetuosa e incluso afectuosa” con Mariano Rajoy. No quiere hablar de la actual crisis en Cataluña.

CARLOS CARNICERO

Unos minutos después de participar en la presentación en Bruselas de DiEM25 1 , la plataforma de izquierdas que apadrina Yanis Varoufakis 2 , Rafael Correa conversa con El HuffPost.

¿Cuáles son sus planes en Europa?

[Ríe afablemente] Nosotros vivimos con mi esposa 25 años en Ecuador, excepto cuatro años durante mis estudios en EEUU. Mis dos hijas estudian en Francia. Era hora de venir unos años a Bélgica. La presidencia es muy dura. Para uno y para la familia, pero uno escogió eso, la familia no. La vida ofreció esto a mi familia y en principio nos vamos a quedar aquí indefinidamente.

Me quería dedicar sobre todo a mi familia y de vez en cuando a la parte académica, escribir, dar conferencias. Toda mi vida fui profesor universitario. Me quería retirar de la política, pero lamentablemente los vientos que han ocurrido en Ecuador me obligan a estar en contacto.

Con sus diez años de presidencia, usted tiene el récord en su país en longevidad en el poder. ¿Cómo lleva el aterrizaje a la vida normal?

No extraño nada. Yo mismo estoy sorprendido. Probablemente que me cuiden las cosas. Antes tenía un equipo para que me recojan el iPad, el iPhone… Soy muy olvidadizo. En estos pocos días que estoy en Bélgica perdí el iPad (ríe). Hoy llegué tarde porque perdí el iPhone (sigue riendo). Lo localizamos con GPS.

Realmente no extraño nada. Me gusta la vida sencilla. Los pequeños placeres de la vida cotidiana de ir a tomarse un café en un bar al aire libre son imposibles para un presidente. Acabo de regresar de Normandía de hacer 200 kilómetros con mi hija en bicicleta. Esos placeres no los podía tener en la presidencia. Estoy feliz con esa vida familiar.

Europa es probablemente más neoliberal que los Estados Unidos

¿Cómo ve la situación política en Europa? Le han invitado en este foro para ayudar a cambiarla.

Recién llegado no tengo análisis porque estuve bastante desconectado, pero obviamente conozco la situación. Hace dos años fui presidente de CELAC [Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños]. Tuvimos la cumbre con Europa. Percibí mucha indiferencia. Hablemos claro. No interesa América Latina.

La Unión Europea fue una gran esperanza. Fue un ejemplo para la humanidad entera, pero sobre todo para América Latina porque países que se habían masacrado, con decenas de millones de muertos de por medio, diferentes lenguas, culturas, religiones y sistemas políticos por voluntad se unieron.

Nosotros, en cambio, tenemos todo: historia común, lengua común, religión común, sistemas políticos comunes y no nos unimos. Europa tendrá que explicarle a sus hijos por qué se unieron. Nosotros tendremos que explicarles a los nuestros por qué nos demoramos tanto.

Ha habido retrocesos. Por ejemplo, en la políticas económicas y sociales, en el papel del Estado. En estos momentos Europa es probablemente más neoliberal que los Estados Unidos. En el tratamiento de los refugiados ha habido problemas éticos. Eso no se va a resolver con cárceles para los migrantes ilegales, entre comillas, o con represión. Se va a resolver con prosperidad para todos. Y los países más ricos tienen una gran responsabilidad y más aún cuando fueron países colonialistas.

Nos preocupa ese regreso del neoliberalismo, el conservadurismo político, económico, social. Por eso dan tanta esperanza movimientos como DiEM25 3 que busca cambiar ese estado de cosas.

¿Quién manda en una sociedad? ¿El mercado o la sociedad?

¿Por qué cree que a Europa no le interesa más América Latina? España trata siempre que la Unión Europea mire más a América Latina.

El interés de España es claro porque fuimos colonia. Fuimos España hasta hace menos de 200 años. Tal vez no tenemos la importancia económica. Ahora todo es en función de lo económico. Probablemente con África tienen un poco más de relación porque muchos países europeos tuvieron colonias en África hasta hace muy poco tiempo, quizás sienten más responsabilidad. Y está bien. Pero en el caso latinoamericano sólo participaron España, Portugal y por ahí un poco Francia (si vamos al Caribe también Inglaterra). No hay esa prioridad para América Latina.

Yanis Varoufakis ha hablado muy bien de su presidencia como modelo para algunas de las cosas que podría imitar Europa. ¿Qué puede aportar su experiencia?

El problema de base es político. ¿Quién manda en una sociedad? ¿El mercado o la sociedad? Creo en sociedades con mercado, no sociedades de mercado. El mercado en función de la sociedad y no al revés. ¿Quién manda? ¿El capital o los seres humanos? ¿Las elites o la gran mayoría? Es un problema político de base. Hace rato que en el mundo está mandando el capital, como en la propia globalización. Mira la contradicción: no busca una sociedad global, busca un mercado global. No busca ciudadanos del mundo sino consumidores globales. Busca aumentar la movilidad de capitales y mercancías, pero criminaliza la más importante de las movilidades que es la movilidad humana.

Debemos recuperar los ciudadanos nuestra capacidad de dirigir las sociedades. En el caso de América Latina: teníamos Estados aparentes representando a unos cuantos, no a las grandes mayorías: lo que buscamos es convertirlos en Estados populares.

Probablemente Europa esté en la misma situación: con Estados e instituciones que no responden a las grandes mayorías. Es un problema político.

CARLOS CARNICERO

Durante su mandato Ecuador firmó un acuerdo comercial con la Unión Europea.

En mi gobierno firmamos el acuerdo. Nos demoramos en negociar dos años más que Colombia y Perú. Porque trazamos claras líneas rojas. Si hubiera tenido libertad de acción no hubiera firmado ningún acuerdo. Pero tú gobiernas en un mundo de las tensiones y Ecuador no es que domine el mundo. Perdíamos las preferencias arancelarias y muchas otras cosas y tuvimos que firmar el acuerdo, pero lo hicimos bastante bien, protegiendo los sectores más sensibles.

Me preocupo por los derechos de Julian Assange. Nosotros le otorgamos el asilo

Parece que el nuevo gobierno en Ecuador está revisando la política que usted puso en marcha.

Es penosa la situación porque el nuevo gobierno está revisando todo. Nosotros ganamos las elecciones. El pueblo votó por la continuidad de nuestras políticas, pero el actual gobernante [Lenín Moreno] ha hecho una alianza con los grupos tradicionales y está contradiciendo totalmente nuestra política. No sólo eso. Es peor que si hubiera ganado la oposición. Es contradecir todo lo que hemos hecho. Exacerbar los errores que hemos cometido. Denostar, rechazar el modelo económico. Gravísimo porque es la base de la revolución ciudadana, con políticas del bien común, el ser humano primero, etc.

Dijeron que la situación económica es crítica dándole la razón a los liberales. Hemos tenido casos de corrupción que la institucionalidad del Estado las está tratando muy bien. Se están juzgando. Para hacer politiquería que todo ha sido corrupto. Se ha hecho mucho daño en estos cien días de gobierno. No creo que cambie esta situación, a no ser que el pueblo ecuatoriano reaccione. El programa que ganó en las urnas fue el de la revolución ciudadana y están traicionando ese programa.

Sobre Venezuela hay una gran manipulación mediática

Me dice que está encantado con su nueva vida ciudadana y familiar en Europa, pero le veo muy preocupado por su país. ¿Tiene planes de volver a involucrarse en política?

Créame que cuando ganamos la mayoría en la asamblea y la presidencia yo dije: “la felicidad completa porque vengo a estar con mi familia y dejo el país en marcha en buenas manos”.

Se me ha ido la mitad del alma con lo que está ocurriendo en Ecuador. La gente me llama. No puedo estar tranquilo. Entonces a nivel familiar las cosas muy bien pero a nivel político muchísima preocupación. La mala fe dice que yo quiero seguir siendo presidente pero no es así.

No quiero que mi país vuelva al pasado. Yo pensaba retirarme de la política por lo menos hasta que mi hijo pequeño, que tiene quince años, vaya a la universidad y probablemente de forma definitiva. Pero sería una irresponsabilidad no hacer presencia con lo que está pasando y estamos presentando unas iniciativas que probablemente me obliguen a involucrarme en política en el mediano plazo.

¿Entonces no se visualiza de ningún modo volviendo a la presidencia de su país?

No, yo expresamente en la enmienda que hicimos pusimos que yo no podía ser presidente. Jamás quise ser candidato, pero obviamente era mi responsabilidad que continúe la revolución ciudadana, esa transformación histórica del país. Cuando ganamos las elecciones creí que así era. Vemos que ha sido una traición concreta.

Lo que está haciendo Podemos lo veo con mucha simpatía y admiración

Ahora que está más cerca, ¿piensa visitar a Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres?

No. ¿Tú sabes que yo no conozco a Julian Assange? Una vez me hizo una entrevista por Skype, pero no lo conozco.

Es un asunto que no le preocupa.

Es que no es amigo. Me preocupo por sus derechos, nosotros le otorgamos el asilo. Ojalá que el gobierno ecuatoriano no retroceda también en eso.

El gobierno dice que va a continuar dando protección a Julian Assange.

Ojalá así sea. En política nacional se está desarmando todo lo que construimos, regresando a la política y a la economía de siempre. Ojalá que el viraje no sea también en política internacional, pero ya ha habido rasgos de eso.

Una pregunta sobre un país de su región…

¡No podía faltar!

Venezuela está en una situación crítica, con la sociedad fracturada y mucha violencia. El gobierno tiene la situación fuera de control. ¿Qué mensaje les lanza usted a los venezolanos?

Lo que siempre hemos sostenido. Lo que sostuve como presidente. Eso lo resuelven los venezolanos en paz y en democracia. Hay mucha intervención de todos: extranjera, las sanciones de EEUU, etc. Y mediática, terrible, de grupos de derecha tremendamente violentos, con boicot económico. Que se resuelva en paz y democráticamente. Y creo que están saliendo adelante en eso.

Gratitud eterna a José Luís porque ha tratado de intermediar en Venezuela

¿No le parece que Maduro tiene una responsabilidad especial? Es el presidente.

¿Cuándo a ti te agreden tú eres el responsable? Venezuela sufrió una agresión. Creo que Maduro ha cometido errores, como cometemos todos. Hay un grave problema económico donde hay que tomar ciertas medidas, hay que reformar la institucionalidad, etc., pero no por eso se tiene que atentar contra la democracia.

Hay una gran manipulación mediática; eso lo sabemos de primera mano. Si un policía golpea a un joven sale en primera página, pero cuando queman a un policía los grupos violentos no sale en ningún lado. Cuando tu recibes violencia, qué difícil es mantener la paz, la estabilidad, tienes que aplicar la ley. Hay que tener información completa. Se han cometido errores a uno y otro lado. Insisto: lo tiene que resolver Venezuela.

¿Qué le parece el papel de mediación que está jugando el expresidente Zapatero?

Gratitud eterna a José Luís porque ha tratado de intermediar. De muy buena fe, precisamente en la línea que apunto: que los problemas los resuelvan los venezolanos en paz y en democracia.

¿Cómo ve a España?

Se me hace delicado hablar de política interna. Con el presidente Rajoy, pese a estar en las antípodas ideológicas, siempre mantengo una relación muy respetuosa e incluso afectuosa. Lo que con todo respeto deseo a toda Europa y al mundo es que vayan al poder gobiernos progresistas que se preocupen de verdad de la gente. Que esté el ser humano primero antes que el capital; sociedades con mercado, no de mercado.

¿Cómo ve la labor que está haciendo Podemos?

Con mucha simpatía y admiración.

Fuente: Huffpost

Sección: Noticias


Deja un comentario