Resoluciones de la Dirección Nacional de Alianza PAIS

  • 0

Resoluciones de la Dirección Nacional de Alianza PAIS

Considerando:

Que, la década de transformaciones del país debe ser respetada, reconocida por justicia y por verdad, porque dentro de ella, se incluyeron millones de ciudadanos y ciudadanas que antes carecían de derechos y habían perdido la esperanza en su Patria.

Que, Alianza PAIS se mantiene firme en el pleno respeto a la democracia y hacer respetar lo que el pueblo ecuatoriano mayoritariamente decidió el 2 de abril pasado, el pueblo eligió continuar con los 10 años de transformación y revolución ciudadana, el pueblo ecuatoriano votó por el proyecto político de Alianza PAIS y no por los programas de las fuerzas opositoras.

Que, existe una presión ilegítima por imponer las agendas de los poderes oligárquicos, de la banca y de los grupos políticos de derecha derrotados en las urnas a un gobierno que ganó con un claro programa de izquierda, equidad y justicia social.
Que, la presión se orienta tanto a temas de retroceso social y económico, como de desestabilización política, de trastocar la institucionalidad constitucional y volver a las viejas formas políticas de la partidocracia, que tanto daño le hicieron al país.
La Dirección Nacional de Alianza PAIS

RESUELVE:

1.- Rechazar y exigir el cese de descalificativos infundados que atentan contra la dignidad de nuestra militancia vengan de donde vengan. Convoca a defender la trayectoria de nuestros líderes y de su gestión al servicio del pueblo, de la justicia social, de un país de igualdad de derechos y oportunidades, reconociendo los logros de la década ganada.

2.- Convocar a toda la militancia, CRCs, colectivos y grupos organizados al interior de las filas de Alianza PAIS a construir nuestro plan de acción política local y generar los espacios de debate político con miras al Congreso Nacional ideológico y programático que se desarrollará en el mes de octubre.

3.- Reconocer la coherencia política, el desprendimiento, valentía y el compromiso de los compañeros Ricardo Patiño, Virgilio Hernández y Paola Pabón que, al separarse del Gobierno del presidente Lenín Moreno, han manifestado su inconformidad con la descalificación y los criterios emitidos en contra de los 10 años de transformación del Estado llevados a cabo por la Revolución Ciudadana.

4.- Reconocer el accionar coherente del bloque de asambleístas de Alianza PAIS y aliados, que con firmeza respaldaron el pedido de nuestro compañero vicepresidente Jorge Glas Espinel, referente a dar paso a la solicitud de la Fiscalía y Corte Nacional de Justicia ante la Asamblea Nacional. Además, respaldar el legítimo derecho a la defensa del vicepresidente quien ante las instancias competentes probará su verdad, en el marco del Estado de Derecho y respondiendo al anhelo colectivo de que se esclarezcan los hechos.

5.- La Revolución Ciudadana siempre respaldará la consulta popular como legítimo instrumento democrático, por lo que nuestra posición -en el posible escenario de consulta popular- exigirá que esta se oriente a ampliar derechos, justicia social, e igualdad de oportunidades para todos los ecuatorianos. No apoyaremos procesos que respondan a la agenda de la derecha y de los poderes económicos, de regresión de derechos políticos ni de desestabilización de la institucionalidad del país. En caso de verse afectada la estructura del Estado y los derechos fundamentales del pueblo, ecuatoriano promoveremos un proceso constituyente.

6.- Condenar la doble moral de la banca privada que hace meses se opuso radical y prejuiciosamente, con mentiras y tergiversaciones al uso del dinero electrónico y cuyas posturas nunca fueron aclaradas a la opinión pública. Hoy ven oportunidad de negocio, donde antes vieron una amenaza a la dolarización.
7.- Expresar nuestra preocupación sobre las conclusiones del diálogo productivo y tributario donde las tesis propuestas dominantes son las de los viejos grupos de poder económico y político que han planteado lo siguiente:

• La eliminación del impuesto a la salida de divisas. Incluso de manera gradual, no sólo que constituye un grave golpe a la economía del país, puesto que representa aproximadamente 1000 millones de dólares que dejarían de ingresar al fisco, sino que pone en riesgo la dolarización puesto que estimula el flujo negativo de dólares y nos dejaría vulnerables ante los embates del capital financiero internacional y los llamados capitales golondrinas.

• Adecuar el marco de contratación laboral a la realidad productiva. Esto implicaría nuevos mecanismos de “flexibilización laboral” y un retroceso en los derechos de los trabajadores que han sido un logro precisamente de la Revolución Ciudadana.

• El “drawback automático” que solicita el sector exportador en realidad es un nuevo subsidio para ese sector. Con el argumento de que con ello nuestras exportaciones se volverían más competitivas, no se considera que ya en este momento existe una devolución automática del IVA que pagan los productores en las compras que realizan de materia prima o productos terminados que se exportan.

• Insisten en la modificación de la ley de plusvalía sin señalar qué aspectos son los que se quiere reformar. Esto solo abona en el discurso de la necesidad de la derogatoria, sin considerar que esta ley es un puntal central para que el propio Gobierno Nacional y los GAD’s pueda combatir la especulación de la tierra. Es necesario poner el interés general por encima de las pretensiones de los especuladores del suelo.
• Reducir los costos de energía para el sector productivo. La Revolución Ciudadana subsidia con la tarifa de la dignidad a las grandes mayorías. Más de un millón y medio de familias se ven hoy beneficiadas de la política pública por la construcción de las hidroeléctricas en la década ganada.

• Abogan por la eliminación gradual de subsidios a los combustibles. Clara doble moral, esto solo refleja la vieja práctica rentista de lograr grandes beneficios para las élites que sean pagados con el sacrifico de la mayoría, mientras los más pobres y humildes de la Patria se verán afectados por el alza en el costo de la vida que afecta directamente el transporte y alimentación entre los principales. Alianza PAIS no permitirá ninguna medida que afecte a la economía de las grandes mayorías populares.

8.- La Dirección Nacional, reitera su pedido al Gobierno Nacional a que no de paso a las propuestas de los sectores de poder que buscan su propio beneficio en contra de los intereses del país; de la misma manera solicita al Bloque Legislativo que promueva el más amplio debate, no solo con los grupos bancarios y las élites económicas, para que no permita la conculcación de derechos ni reformas que son contrarias a los intereses del país.

9.- La Dirección Nacional señala, una vez más que cualquier proceso de diálogo, implica corresponsabilidad social, por ende, deben reflejarse los aportes que los distintos sectores participantes van a realizar al país; de ninguna manera pueden constituir solo prebendas para grupos privilegiados. Es claro que aquí no están recogidos los planteamientos de los pequeños y medianos productores, de los

artesanos, de la economía popular y solidaria, de los comerciantes minoristas, sino de aquellos que quieren flexibilización laboral y no pagar impuestos. Solicitamos la incorporación de las propuestas de estos grupos para que sean beneficiarios de la política pública como lo fueron en los 10 años de la Revolución Ciudadana.

10.- Exigir a los medios de comunicación públicos y privados el cumplimiento del postulado del periodismo, de difundir información con veracidad en todos los temas de interés público con información contrastada y verificada. Su papel no es hacer política ni sentenciar a personas o procesos.

Dirección Nacional Movimiento Alianza PAIS

RESOLUCION_5_sept

 

Sección: Noticias


Deja un comentario